Pienso en ti

Anoche estaba en casa pensando en ti. Pensaba en tu sonrisa sensual, en tus ojos intrigantes, y en tus enigmáticos gestos.

Pensaba en el día que nos conocimos.


Hace un año, en una jornada cualquiera de verano, el sol cubría la costa francesa.

El verano es internacionalmente conocido como época de aventuras y descubrimientos, de relajación y pasión. No obstante, mientras los grupos de amigos salían a la calle en busca de vivencias, las familias paseaban intentando entretener a los niños y pasar momentos memorables, y las parejas se tendían en la hierba para disfrutar de la mutua compañía, yo prefería permanecer sentada en un banco distante, desde el que podía observar la pasividad del mar y el ir y venir de las personas, pero sin ser invadida por el alboroto que éstas mismas provocaban.

Cumbres borrascosas recuerdo que era mi lectura; “¿algún día podré disfrutar de un amor tan visceral y pasional como el suyo?”, recuerdo que pensaba, mientras pasaba las páginas y admiraba, impresionada, la historia de Heathcliff y Earshaw.

Fue entonces, mientras me hallaba abstraída en el inquietante relato, cuando algo a mi alrededor cambió. Pensando que una nube había ocultado el sol, llevándose consigo el ligero calor que éste me proporcionaba, me arrebujé en mi amplio chaquetón de algodón, y contuve un escalofrío. Pero a los cinco minutos, la extraña sensación de estar perdiéndome algo importante persistía.

Fue entonces cuando levanté la vista. Cuando te vi.

Te hallabas tumbado en la hierba, de espaldas al sol y acompañado de tu perro, quien, aburrido e impaciente, te mordisqueaba los pies desnudos para llamar tu atención.

Enseguida me fijé en que también leías, aunque aún más pronto me sonrojé al ser consciente de cuál era el libro que atraía tu interés, hasta el punto de morderte el labio inferior mientras lo leías: el caballero de negro, la novela erótica del momento.

Al sentirte observado, miraste alrededor en busca de los ojos que violaban tu intimidad. Y fue entonces cuando te encontraste con mi mirada avergonzada. Y fue entonces cuando me dirigiste tu atractiva media sonrisa. ¿Una invitación? ¿Un gesto reconfortante?

En ese momento no lo supe, porque recogí mi libro y mi bolso y me marché a mi casa, donde no pudieras percatarte de mis mejillas ardientes.

Voy a reconocer que esa noche pensé en ti. Ya puestos, reconoceré también que fuiste el gran y único protagonista de mis fantasías durante toda la semana siguiente.

Hasta que te volví a ver; hasta que hablamos y la realidad superó a la ficción.

En dos años que llevaba recurriendo el parque, jamás te había visto anteriormente. ¿Qué posibilidades existían de encontrarnos dos veces la misma semana? ¿Qué posibilidad había que te acercaras a hablarme; de que me sedujeras, y yo te sedujera?

El caso es que tras 3 horas conversando, tú me invitaste a cenar a tu casa. Y yo acepté.

Un hombre musculado, experimentado y varonil; intrigante y observador; interesante y considerado. Eso es lo que yo vi entonces. Eso es lo que veo ahora.

Esa noche hablamos hasta el amanecer. La siguiente, fornicamos e hicimos el amor hasta la extenuación. Y para la siguiente, yo ya estaba completamente enamorada; hasta el momento presente, un año más tarde.


Anoche yo estaba en casa pensando en ti. Y tú estabas a 1000 km de distancia; trabajando, pensando en… el trabajo. O en mí.

Esta noche me quedaré en casa, me pondré un picardías y abriré una botella de vino. ¿Tendré que pensar en ti? ¿O estarás tú conmigo, acompañándome, tocándome y extasiándome como solo tú sabes?

 

pienso en ti

Licencia de Creative Commons
Este obra está bajo una licencia de Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 4.0 Internacional.

Anuncios

6 Comentarios Agrega el tuyo

  1. Rosa dice:

    Simplemente me ha encantado, la forma en la que escribes y sobre todo este relato. Que apesar de ser corto me ha llegado al corazón. Saludos y sigue así.

    Le gusta a 1 persona

    1. maiteekhine dice:

      ¡Muchísimas gracias Rosa! Me hace mucha ilusión que te haya gustado tanto, es por gente así por la que escribo 😉

      Me gusta

  2. Chispiletras dice:

    Muy pero que muy bonito relato. Me ha encantado tu forma de escribir.
    Aportó mir granito de arena y me quedo por aquí.

    Nos leemos. Chispibesitos

    Le gusta a 1 persona

    1. maiteekhine dice:

      ¡Muchísimas gracias! Me alegro un montón de que te haya gustado y hayas decidido quedarte. ¡Siempre serás bienvenida 😉 !

      Besos <3,
      Maite

      PD: bonito juego de palabras 😉

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s