…maiteekhineblog

¿Alguna vez has estado sentad@ en un bus y te has quedado observando a alguien?

¿En alguna ocasión has intentado mirar más allá de su apariencia? ¿Preguntándote por qué viste y anda así, cuál es la razón de que pasee en solitario por las calles, o qué relación tiene con la persona que le acompaña…?

En este mismo instante, mientras tú me lees y yo te escribo, millones de personas están enfrascadas en sus propias vidas.

Ahora mismo una joven muchacha está estudiando para los exámenes finales, suspirando cada dos segundos porque nada le apetecería más que esconder los apuntes y ver un nuevo capítulo de Black Mirror.

Un hombre se mira al espejo, preguntándose si será capaz de afrontar el dolor que conlleva el inicio de un nuevo día en su vida.

Y una pareja comparte una apacible tarde con sus familias. Ella estaba nerviosa porque es la primera vez que se enamora, y realmente desea que sus respectivos progenitores tengan una buena relación.

Me acabo de inventar las tres historias. Yo no les conozco. Pero te puedo asegurar que, en este mismo instante, hay miles de personas exactamente iguales a las que he descrito.

Este blog versa sobre todas las posibles historias que pueden preceder a la persona que observamos desde el bus.

Son relatos inventados, imaginarios… pero a la vez reales. Porque seguro que al menos cien personas que los lean se sentirán identificadas. Y quizás haya alguien que no me lea, pero que haya vivido esa misma circunstancia.

En estas historias se reflejan sucesos que acontecen diariamente a miles de personas. De una forma u otra, por unas razones u otras… Son pequeños extractos de sus vidas que pasarán a formar parte de su identidad.

En consecuencia, sería bastante hipócrita por mi parte simular que el mundo es de color rosa y escribir únicamente tiernas y divertidas historias de amor, de superación o de amistad.

Ya que pretendo revelar distintas fotografías de la vida, en este blog os encontraréis relatos tanto de amor y risa, como de miedo y tristeza. Desde la ilusión y la pasión que envuelve a una pareja amorosa, hasta la desolación y el vacío que consumen a una persona acosada en el trabajo. O el pavor y la ansiedad de una mujer que debe andar por la calle, en la oscuridad, a solas.

Hay individuos que superan sus miedos y otros que no, hay personas felices y otras desgraciadas… como la vida misma.

¿Qué me dices? ¿Te apetece acompañarme para ver cómo son las vidas ajenas?

Resultado de imagen de escribir