Pasión vacía

La brisa se deslizaba imperceptiblemente entre quienes finalizaban el día camino a sus casas y aquellos que inauguraban la noche en un bar cualquiera. Aquella noche, la ciudad se encontraba especialmente tranquila, y la brisa pudo transitar un sinfín de silenciosas calles en absoluta soledad. No obstante, en un momento dado alcanzó a una afectuosa…